martes, 29 de julio de 2014

DIY - Apocalipsis zombi, juego de cartas Print & Play


Como comenté antes, en la web nos encontramos un curioso juego de cartas de zombis llamado "Apocalipsis Zombi!, desarrollado por José Carlos de Diego Guerrero. A mí me sonó raro, pero la verdad es que nunca hay suficientes zombis; mi esposa y yo esperamos cada año a la frustrante serie “The Walking Dead”, con paciencia y devoción, y terminamos de ver cada episodio llenos de adrenalina, con ganas de salir a la calle a golpear a alguien en la cabeza.

Aspecto del pdf para imprimir. 
Así que, un juego con zombis como protagonistas, fue como si nos encontráramos un anzuelo con una suculenta lombriz en ese enorme océano que es Internet. Descargamos los archivos, los analizamos un poco, y decidimos imprimirlos.

Vamos con eso. Lo primero es descargar el reglamento, leerlo y comprenderlo. Los dos primeros pasos son sencillos, pero el tercero no tanto. Aun así, no nos dejamos acobardar y decidimos seguir adelante.

Las cartas vienen en tres “paquetes”: el juego original y dos expansiones. Decidimos imprimirlos todos de una vez, esperando que nada nos hiciera falta. En este link podrán descargar todo lo necesario para jugar:


Para imprimir, usamos una buena impresora laser. No hay otro camino. Y como recurso, usamos cartulina en tamaño carta para darle más firmeza al mazo de cartas; pero luego nos encontramos con que, a pesar del grosor, las cartas se veían a trasluz, así que decidimos usar una imagen para el reverso y darles más opacidad. Elegimos una textura metálica para ambientarnos más en el universo zombi…

Así se ven impresos, por lado y lado:



Después de cortar...
Quedamos con un montón de hojas impresas. El siguiente paso fue buscar un X-Acto bien afilado y una regla metálica… ¡Y a cortar! Esta tarea requirió de media hora… y tuvimos un pequeño accidente con una de las cartas…

Carta de "Linterna".
Me dormí y la corté mal...
 
Para corregir el asunto, la única forma era reimprimir toda la hoja, y nos parecía un desperdicio, pues para ese momento ni siquiera sabíamos si el juego iba a gustarnos o no. Solucioné el asunto con cinta...

Bien, este es el mazo resultante. Queda soberbio. Y el peso de la cartulina es suficiente para barajarlas, suenan “rat-tat-tat-tat”, al mejor estilo de los naipes…

Con todo el material, solo faltaba jugar… así que le dimos otra leída al reglamento y… quedamos llenos de dudas. La partida inaugural fue el 20 de julio, después de desayunar, pero no nos fue muy bien.  ¿Solución? Escribirle a Jose Carlos para iluminarnos un poco. Sus respuestas, además de oportunas, nos recordaron que leer bien un reglamento o un manual siempre es suficiente para cualquier cosa… Y en el caso de este juego es lo mismo: con el reglamento basta, es solo cuestión de leer bien.

Así que pedimos revancha, y esto sucedió el viernes pasado, después de terminar nuestra cena. Sí no les molesta, pasaré a describir la partida inicial…

"Rat-tat-tat-tat..."
Preparados... 
Comenzamos a las 10:30 p.m. Decidimos jugar el escenario “Rescatad a Puppy”. Barajamos el mazo y repartimos cinco cartas. Las fichas para protección y salud eran piedrecillas de colores de mi fuente decorativa. Yo fui el primero en “robar”:

Cementerio (izquierda) y mazo de robo (derecha). 

1. Robé, saqué un obrero. Luego jugué al mismo obrero para devolver uno de mis zombis. Podía jugar una ayuda, pero no valía la pena. Luego me atacó la horda de zombis: Yayo u Cutre. El resultado fue que perdí un punto de protección.

2. Turno de mi mujer, ella robó, pero no reveló su carta… mujeres… el caso es que jugó a Paleto, pero no había zombi para devolver y solo pudo intercambiarme una carta… el resultado de este movimiento fue que me quitó un kit medico y me dejó a Manco. Luego fue atacada por los zombis: Pizza, Maru y Puti, perdiendo nada más ni nada menos que cuatro puntos de protección. Ella gruñó bastante…

3. Turno para mí. Robé y jugué a mi otro obrero. Con este me quité 1 zombi de encima. Luego me atacó la horda: Cutre, que me recicló a Yayo… y con una pérdida final de 1 punto de protección.

4. Turno para mi esposa. Robó y jugó la Munición. Con eso hubo un intercambio de Puti X Yayo. La horda atacó con este personal: Yayo, Maru y Pizza, con pérdida de 2 puntos de protección (se quedó sin protección y empezó a enojarse…).
Una de las jugadas... dos zombis femeninas es mal negocio. 
5. Ahí quedé yo, con un montón de zombis en mis manos. Robé y saqué a Manco… y asumimos que perdí… porque me quedé con un montón de zombis y una carta de ayuda que no valía nada. Sin embargo, al leer bien la carta de Manco, supimos que me quedaba un punto de salud, y no cero, como pensamos al principio. La horda que me atacó fue esta: Maru (1 punto), Pizza (1 punto), Yayo (0 puntos). Pero me quedaba un Manco, que según la carta “Cada uno de tus otros zombis gana +1 ataque”, y como la carta jugada también vale, entonces pensé que me quedaba sin puntos (perdía 8), porque los demás duplicaban su poder... Puede no parecer claro, pero es más fácil de lo que creen. Sin embargo, al leer bien, interpretamos la carta teniendo en cuenta la frase “Cada uno de TUS OTROS zombis…” lo que implicaba que el mismo Manco no se veía afectado, quiere decir que no valía 4 sino 2. Eso me dejó con un miserable punto de salud.

6. Jugaba mi mujer (con una gran sonrisa en el rostro). No sé que robó, a esas alturas ya no me importaba. Jugó un kit medico, que no produjo efecto alguno, y fue atacada por una débil horda: Puti, Yayo y Cutre. El resultado fue que perdió solo dos puntos…

7. Seguía yo. Sangrando, cojeando y débil como un gatito… Ya no podía guarnecerme, porque me quedaba un solo punto de salud… así que vendí cara mi piel: Jugué mi kit medico, ganando un punto de salud, a pesar de saber que no tenía salvación. Caí de rodillas, miré al cielo y grité, antes de ser atacado por una devastadora pandilla de putrefactos zombis: Yayo, Manco, Pizza y Maru… creo que la sumatoria de ataque daba 7…

Jugada que terminó matándome... notese arriba mi precario estado de salud... 
Eran las 10:55 p.m. Mi mujer sonreía triunfante, mientras que yo ya estaba enojado. Sin embargo, ella volvió a barajar… quería verme sufrir. Jugamos hasta las 2 de la mañana, partida tras partida. Algunas las gané yo, pero la mayoría de victorias fueron de ella. Por eso es que no me gustan estos juegos… soy mal perdedor.

Pero ahora vamos con el resultado final. ¿Nos gustó? Claro que sí, muchísimo, tanto que esa noche íbamos a estrenar un Jenga, pero no le prestamos atención. Es más: sigue en su caja sin desempacar. No sé cómo explicarlo, el juego es trepidante, una partida JAMAS puede parecerse a otra, algunas veces cuentas con mucha ayuda, pero en otras no tienes nada que hacer. Hubo una partida en la que mi mujer solo sacó zombis… muriendo al segundo turno y gruñendo porque, según ella, yo no había barajado bien, pero eso no importa: barajes como barajes, siempre hay más zombis de los que esperas, y las condiciones de las cartas son suficientes para matarte. La partida más larga duró unos cuarenta minutos; la más corta, menos de dos. Así de variable es la cosa…

Enigmática carta.
Solo actúa en condiciones
muy peculiares.
Nos quedó una duda: La carta VETERANO, que afortunadamente solo salió una vez en toda la noche (¿ven lo loco que es?). Esta carta reza: “Roba tantas cartas como tus zombis eliminados, y devuelve el mismo número de cartas”. No supimos interpretarla bien… porque no es rara la partida en la que no eliminas ningún zombi… Además, el Cementerio no siempre tiene zombis. Supongo que esta carta solo funciona en condiciones muy específicas.

¿Recuerdan que mencioné que una de las cartas fue dañada durante el proceso de construcción? Pues no la vimos en toda la noche... quizá sea debido a la forma como barajamos, o por las condiciones de la luna de esa noche... no lo sé. Es un enigma... 

En resumen: RECOMENDADISIMO, fácil de construir, de buen aspecto y en menos de tres partidas ya entiendes la mecánica. Y es genial para pasar el rato, nosotros solo queríamos jugar un par de partidas para empezar… y terminamos jugando hasta la madrugada.

Aquí dejo el contacto de Jose Carlos de Diego Guerrero, el “mente-enferma” creador de esta locura, salúdenlo de mi parte y vean sus juegos:


1 comentario: